En Colombia las micro, pequeñas y medianas empresas  representan el 80 % del empleo del país. La contingencia generada por las medidas adoptadas para contener los efectos de la pandemia del virus COVID-19, su rápida propagación y la urgente búsqueda de soluciones para evitar contagios e incluso muertes, en el entorno de las empresas y de su talento humano, ha hecho recurrir a los empleadores a varias estrategias,

con el fin de cumplir con la responsabilidad del pago de nómina, seguridad social y, en general, con la carga prestacional.

 Así las cosas, algunos empresarios recurrieron a diferentes alternativas jurídicas a partir de la declaratoria de la Emergencia Sanitaria y de la Emergencia Económica, Social y Ecológica, derivadas del COVID-19 y es que, dada la coyuntura, parece claro que tanto empleadores como trabajadores deben aportar conjuntamente, cediendo cada parte algo y aceptando sacrificios, para mitigar los efectos económicos y laborales que se han generado.  Dentro de las alternativas   a las que se han recurrido están las vacaciones, así como vacaciones anticipadas; en estos casos el empleador no debe hacer aporte a subsidio de transporte en caso de aplicar, así como tampoco se hace aporte a la Administradora de Riesgos Laborales ARL. Algunos empresarios, en un acto desesperado, hicieron uso de la figura de la licencia no remunerada con el fin de afrontar la disminución o ausencia de ingresos o como previsión a la extensión o a la crisis posterior a las emergencias.

 No obstante, cabe aclarar, entre otras cosas, que de acuerdo con los artículos 51 y 53 del Código Sustantivo de Trabajo, donde se establece que la licencia no remunerada no afecta el pago de la prima legal de servicios, solo se afectan las vacaciones y cesantías. Además, esta licencia solo es viable si el empleado la solicita, sin que sea forzado a hacerlo, y en esto el ministerio de trabajo ha sido enfático en indicar que “no debe ser por parte del empleador y (…)  la Prohibición a los empleadores de coaccionar a los trabajadores a tomar licencias No Remuneradas”.

 Además, el Ministro del Trabajo se  ha pronunciado respecto a las posibles medidas y sumó a las mencionadas anteriormente, primero en la circular  N° 0033 de Abril 17 de 2020 (Ministerio de trabajo de Colombia), las licencias  remuneradas compensadas, la modificación  de la jornada  laboral y la concertación de salario, la modificación  o suspensión  de beneficios extralegales , la concertación de beneficios convencionales y, en la circular 0021 de marzo 17 de 2020 (Ministerio de Trabajo de Colombia) el trabajo en casa, el teletrabajo, la jornada laboral flexible, los permisos remunerados, y el pago de salario sin prestación  del servicio.

De manera que primero se debe tener claridad respecto al concepto, acto seguido identificar las diferencias entre trabajo y teletrabajo, pues, aunque es evidente que en ambas modalidades el empleado desarrolla unas determinadas actividades en beneficio de la empresa, también es cierto que tienen unas diferencias marcadas que se explicarán en breve.

 La Organización Internacional de Trabajo -OIT- define teletrabajo como:

"Una forma de trabajo en la cual: a) el mismo se realiza en una ubicación alejada de una oficina central o instalaciones de producción, separando así al trabajador del contacto personal con colegas de trabajo que estén en esa oficina y, b) la nueva tecnología hace posible esta separación facilitando la comunicación”

En Colombia, el teletrabajo se encuentra definido en la Ley 1221 de 2008 como: "Una forma de organización laboral, que consiste en el desempeño de actividades remuneradas o prestación de servicios a terceros utilizando como soporte las tecnologías de la información y comunicación -TIC- para el contacto entre el trabajador y la empresa, sin requerirse la presencia física del trabajador en un sitio especifico de trabajo". (Artículo 2, Ley 1221 de 2008).

Sin duda, el teletrabajo es una modalidad de trabajo a distancia, en la ahorran ambas partes en tiempo, recursos físicos y, por supuesto, dinero. Busca que el empleado responda por metas y objetivos y no a horarios laborales específicos o con su presencia en la oficina. Por ello, brinda a las personas la posibilidad de trabajar desde cualquier lugar, siempre y cuando tenga los recursos y la tecnología necesaria, aunque esto no es lo único para alcanzar el éxito al laborar bajo esta modalidad; se requieren autocontrol, responsabilidad y disciplina, elementos fundamentales. Existe también el teletrabajo móvil: son teletrabajadores que no tienen un lugar de labor establecido. utilizan dispositivos móviles para ejecutar sus tareas. Su actividad laboral les permite ausentarse con frecuencia de la oficina.

Las principales características y diferencias entre el trabajo tradicional y el teletrabajo son:

En el Trabajo tradicional:

1. Horarios rígidos.

2.Trabajo únicamente en la sede de la Empresas

3. Uso de computadores únicamente en la oficina.

4. Sistemas de monitoreo y control físicos (carnets, huella dactilar, tarjeta de ingreso etc).

5. Reuniones laborales limitadas a encuentros físicos

En el Teletrabajo:

1.Una actividad laboral que se lleva a cabo fuera de la organización en la cual se encuentran centralizados todos los procesos.

2. Horarios flexibles de acuerdo a las necesidades del cargo y los resultados esperados

3. Utilización de tecnologías para facilitar la comunicación entre las partes sin necesidad de estar en un lugar físico determinado, para cumplir sus funciones.

4. Un modelo organizacional diferente al tradicional que replantea las formas de comunicación interna de la organización y, en consecuencia, genera nuevos mecanismos de control y seguimiento a las tareas.

5. Los teletrabajadores deben contar con las mismas condiciones laborales y derechos de los colaboradores presenciales. Por lo cual, la empresa ha de suministrarles las herramientas necesarias al trabajador para ejecutar sus funciones, como silla ergonómica, computador portátil y línea telefónica.

6. El lugar destinado al teletrabajo debe ser verificado por el empleador, con asesoría de la Administradora de Riesgos Laborales (ARL). Los teletrabajadores deben ser afiliados por el empleador al Sistema de Seguridad Social (salud, pensiones ARL y cajas de compensación familiar). Se les debe incluir también en el Programa de Seguridad y Salud en el Trabajo y permitirles que participen en las actividades del mismo.

7. La remuneración debe respetar el mínimo vital.

8. Deberán recibir capacitaciones, inducciones y reinducciones. Podrán ejercer plenamente su derecho de asociación. Cuentan con fuero de maternidad y sindical y acceso a todas las demás prerrogativas como trabajador.

9. Los empleadores deben proveer y garantizar el mantenimiento de los equipos, conexiones, programas, valor de la energía y desplazamientos ordenados por ellos para el desempeño de sus funciones.

10. Reuniones virtuales con participaciones ilimitadas(Portafolio)

Es importante indicar que existe otra modalidad de trabajo llamado Trabajo en casa (home office), el cual no está regulada en la legislación laboral colombiana y, en todo caso, a diferencia del teletrabajo, no es una modalidad contractual, ya que no implica una modificación del lugar de trabajo y generalmente es manejado dentro de las empresas como un beneficio extralegal de bienestar social y ocasional.

En conclusión y considerando la contingencia general  que estamos atravesando,  muchos empleadores optaron por la modalidad de teletrabajo, si bien es cierto al aplicarla de la mejor manera en beneficio mutuo de la empresa y del empleado, y sin ser tan estrictos y exactos en lo que dispone la norma, otros por la modalidad de trabajo en casa (pese a no estar regulada), con ello se evidenció que hay muchos empresarios que consideran valioso a  su talento humano como el corazón de sus empresas, así como hay muchos empleados que valoran y tienen sentido de pertenencia con sus trabajos. Esta crisis, enseña la empatía que sienten empleadores y empleados. Seguramente, habrá que modificar a mediano plazo muchos aspectos del teletrabajo, regular el trabajo en casa, y ajustar el trabajo tradicional.

 

 

Tc Abogados 2020