En relación con el impuesto sobre las ventas, en sentido estricto, el contribuyente es quien definitivamente paga el tributo, o sea, el consumidor del bien o del servicio.

Sin embargo, el artículo 3º del Estatuto Tributario expresa que para fines del impuesto sobre las ventas se consideran sinónimos los términos contribuyente y responsable. De la misma manera, el artículo 437 del Estatuto Tributario dispone que los comerciantes y quienes realicen actos similares a los de ellos, los importadores y quienes prestan servicios son sujetos pasivos y enumera en seguida a los responsables del impuesto sobre las ventas.

De lo anterior se deduce que las personas jurídicas originadas en la constitución de la propiedad horizontal de acuerdo con la Ley 675 de 2001 no son contribuyentes del impuesto sobre las ventas, en el sentido de que no son responsables del mismo “en relación con las actividades propias de su objeto social”. Para este propósito, debe

recordarse que el artículo 7° del Decreto 1372 de 1992 dispone que para efectos del impuesto sobre las ventas, se entiende como aportes de capital, no sometidos al impuesto sobre las ventas, las cuotas de administración fijadas por las juntas de copropietarios administradoras de edificios organizados en propiedad horizontal o de condominios.

En consecuencia, la previsión del artículo 33 de la Ley 675 de 2001, en relación con el impuesto sobre las ventas, debe entenderse en el sentido de que la persona jurídica originada en la propiedad horizontal, no es responsable del IVA en el desarrollo de su objeto social propio, pero sí está obligada a pagarlo cuando adquiera bienes o servicios gravados.

Está posición, adoptada en el concepto unificado 00001 de 2003 de la DIAN y que continúa vigente, es la que permite establecer que como el Decreto 1060 de 2009 agregó a la simple función de administración de la Propiedad Horizontal en relación con los bienes comunes la explotación económica de los mismos, se entendería que por ejemplo el alquiler de espacios para eventos, o el servicio de parqueaderos ya se pueden considerar como parte del desarrollo del objeto social de la copropiedad, y eso significaría entonces que esos servicios serían otros ingresos más que, como los de las cuotas de administración, no generarán el Impuesto sobre las ventas.

Adicionalmente, esas actividades de explotación económica de los bienes comunes tampoco generarán Gravamen a los Movimientos Financieros ni Industria y Comercio,  pues desde marzo 31 de 2009 en adelante, cuando se entiende que entró en vigencia el Decreto,  toda explotación de los bienes comunes que se efectúe con el propósito de tener recursos que ayuden a cubrir la expensas comunes son explotaciones que sí  formarán parte de su objeto social.

Las únicas actividades que sí seguirían generando IVA, Gravamen a los Movimientos Financieros e Industria y comercio a una Propiedad Horizontal son las que queden por fuera de su objeto social, entre las que estarían por ejemplo la prestación de servicios que no involucren el uso de los bienes comunes (como por ejemplo prestar un servicio de asesoría a terceros).

Conclusión: A partir del Decreto 1060 de marzo 31 de 2009 la Propiedad Horizontal no es responsable por los impuestos de IVA, Gravamen a los Movimientos Financieros ni Industria y Comercio por la explotación económica de los bienes comunes que se efectúe con el propósito de tener recursos que ayuden a cubrir las expensas comunes.

 

TC Abogados SAS - 2018