Si bien el parágrafo 3º del artículo 33 de la Ley 100 establece que es justa causa para terminar el contrato de trabajo el cumplimiento de los requisitos del empleado para acceder a la pensión, debe tenerse en cuenta que la misma norma añade que la terminación sólo podrá realizarse una vez sea reconocida o notificada la pensión por parte de las Administradoras del Sistema General de Pensiones.

Ahora que, cuando el mencionado parágrafo 3º fue declarado exequible por la Corte Constitucional, mediante sentencia C-1037 de 2003, se le adicionó un requisito a la posibilidad de terminación de contrato por justa causa, pues no basta el reconocimiento de la pensión, sino que es menester verificar la notificación al pensionado de haber sido incluido en la respectiva nomina de pensionados de la entidad Administradora, de manera que no exista solución de continuidad entre la terminación de la relación laboral y la iniciación del pago efectivo de la mesada pensional.

Si el trabajador o el servidor público no solicita el reconocimiento de la pensión dentro de los treinta (30) días siguientes al cumplimiento de los requisitos para acceder a ella, el empleador puede solicitarla a nombre de este, de conformidad con el inciso 2° del parágrafo 3° del artículo 9° de la Ley 797 de 2003 y la Circular Externa Conjunta No. 00001 de 2005 del Ministerio de Hacienda y Crédito Público y el Ministerio de la Protección Social.

 

TC Abogados SAS - 2018